¿Qué es el ‘humo de tercera mano’?

Aunque los daños de fumar tabaco y del ‘humo de segunda mano’ son harto conocidos, lo mismo no sucede con el también dañino humo de tercera mano o ‘thirdhand smoke’. Aunque este concepto es relativamente nuevo, y sus consecuencias todavía se están estudiando, al momento existe amplia evidencia de que este tipo de contacto con el humo sí es capaz de afectar nuestra salud de maneras similares al humo de segunda mano.

De acuerdo con las autoridades salubristas, el humo de tercera mano consiste de la contaminación residual que permanece en lugares donde se ha fumado. Se trata de las partículas que se adhieren a las alfombras, a la ropa e incluso a las paredes mucho tiempo después de que la persona ha dejado de fumar. Por ejemplo, cuando entras a un cuarto y todavía huele a cigarrillo, eso es porque muchas de las partículas todavía permanecen en el ambiente. Sin embargo, más que un olor desagradable, también es un indicador de que las toxinas están presentes y podrían ser respiradas.

El humo del tabaco está compuesto de múltiples gases y partículas tóxicas y carcinógenas, tales como arsénico, plomo y cianuro. Debido a que las partículas de nicotina son sumamente pegajosas, estos tóxicos logran adherirse a las superficies. Estos tóxicos luego regresan al ambiente, causando daños inesperados a nuestra salud, ya que el humo del cigarrillo continúa siendo dañino aún mucho tiempo después de fumar.

Por ejemplo, hay muchas personas que fuman mientras manejan sus automóviles. Debido al desconocimiento de los daños y la existencia del humo de tercera mano, estas personas usualmente piensan que el auto está limpio para sus hijos debido a que no está fumando frente a ellos. Esto no es cierto: el humo de tercera mano probablemente está adherido a los asientos, y sus toxinas están siendo respiradas por todos los pasajeros.

Un estudio publicado en 2010 mostró que este residuo de tabaco, al mezclarse con el ácido nitroso (presente en los espacios con aire acondicionado), se capaz de crear carcinógenos que luego son respirados por nosotros. Los niños son especialmente susceptibles a los daños del humo de tercera mano, ya que ellos en ocasiones llevan sus manos a la boca luego de tocar las superficies.

Otro estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de San Diego demostró que los hogares de fumadores permanecen contaminados con humo de tercera mano por hasta seis meses luego de que estas personas dejan de fumar.

Los padres fumadores y dueños de espacios donde es permitido fumar deben estar muy conscientes de los daños que causa el humo de tercera mano. Como hemos visto, la mejor manera de evitar las condiciones de salud causadas por el tabaquismo es dejando de fumar. No solo estarás mejorando tu salud, sino las de todas las personas a tu alrededor.

En USIC trabajamos arduamente para protegerte a ti, a tu familia y a tu propiedad. Con nosotros, lo que más quieres estará en buenas manos. Si deseas información sobre nuestra innovadora póliza de cáncer UBrave, comunícate con uno de nuestros representantes al (787) 273-1818 o visita nuestra página web, http://ubravepr.com/

 

Referencias: